EEUU produce nuevamente Plutonio

Luego de muchos años se reinicia producción del material radioactivo.


Plutonio 238, el combustible de naves espaciales.


Pellet de Plutonio 238

Luego de más de 30 años sin producir este combustible, las reservas estaban llegando a su fin, por lo que hubo necesidad de reiniciar su producción.

El plutonio-238 es un isotopo, lo que significa que tiene un número diferente de neutrones que protones en su núcleo. El plutonio es un metal blanco plateado casi 20 veces más denso que el agua, y por medio de la desintegración radiactiva natural, emite un calor constante. Cuando se utiliza el calor para energía de las naves espaciales, el plutonio se produce en una forma cerámica; en caso de fallo de lanzamiento o reingreso con accidente, la cerámica se rompería en pedazos grandes en vez de dispersar las partículas finas en la atmósfera. El material no es apto para usos militares.

Los satélites y misiones cerca de la Tierra utilizan baterías solares o químicas para mantenerlos vivos durante años, pero donde los rayos del sol son demasiado débiles y las temperaturas demasiado extremas para mantener las cosas en movimiento, estas no sirven. Misiones como la nave espacial New Horizons de la NASA, que pasó por Plutón en julio de este año, requieren otro tipo de productor de energía eléctrica.

Nueve misiones de la NASA a la fecha han utilizado el poder de los sistemas de energía por radioisótopos o  RTG (Radioisotope Thermoelectric Generator), incluyendo las Pioneer y las Voyager. El Rover Curiosity de la NASA, explorando actualmente la superficie de Marte, utiliza plutonio para estar impulsado por la noche. La misión Cassini que orbita Saturno y sus lunas utiliza el material para realizar algunas maniobras de posicionamiento. El plutonio también se ha utilizado en otras 10 naves espaciales para mantener instrumentos, estructuras y sistemas de a bordo con temperatura que evite su congelamiento.

Este combustible tiene un período de vida de 87 años. Los RTG son una fuente potencial de contaminación radiactiva: si el contenedor se rompe, puede liberarse material radiactivo al exterior.

En las sondas espaciales, la principal preocupación es que se rompa durante la puesta en órbita o durante pasadas cercanas a la superficie terrestre; podría liberarse material radiactivo a la atmósfera. El uso de RTG en vehículos espaciales (y cualquier otro uso) ha generado controversia.




Entradas populares