Relaciones Internacionales Espaciales

RIA NovostiSobre la cooperación espacial Ruso - Norteamericana en la crisis por Ucrania.

Artículo extraído de Ria Novosti

La Estación Espacial Internacional


Moscú, 9 jun (Nóvosti).
La Corporación Espacial Unificada de Rusia (ORKK) revisará la estrategia de cooperación con socios extranjeros en vista de los riesgos que implica la actual situación política, declaró el presidente de la ORKK, Ígor Komarov.
“(Los riesgos) han aumentado notablemente, y no solo en lo que se refiere a los socios ucranianos. Revisaremos la estrategia de cooperación con otros países. Espero que no sea una revisión drástica y que la situación se normalice en un futuro previsible”, dijo Komarov en una entrevista con el periódico ruso Kommersant.
Añadió que los socios extranjeros enfrentan problemas similares ya que en una cooperación siempre hay dos partes.
“Creo que la geografía de los suministros que actualmente vienen de EEUU cambiará en los próximos años y serán cambios sustanciales si persisten las sanciones. Nosotros no somos los únicos interesados en una implementación normal y estable de los proyectos”, dijo Komarov.
Anteriormente, el Pentágono anunció que podría revisar el uso de los propulsores rusos RD-180 para los cohetes portadores Atlas debido a la situación en torno a Ucrania. El Senado de EEUU asignó 100 millones de dólares para el desarrollo de un nuevo propulsor que sustituya el ruso.
El director ejecutivo de la empresa Energomash, que fabrica los RD-180, advirtió hace un año de que una suspensión de las entregas a EEUU podría reducir drásticamente la producción de la planta y acabar con su cierre.
Después de la reincorporación de Crimea a Rusia en marzo pasado, EEUU y la UE impusieron sanciones a varias decenas de funcionarios y empresarios rusos, congelando sus activos y prohibiéndoles la entrada a sus respectivos territorios. Amenazaron con extender las sanciones a sectores enteros de la economía rusa en caso de una escalada de tensión en torno a Ucrania.



La Estación Espacial Internacional (ISS) podría utilizarse para ensayar sistemas de soporte vital necesarios para realizar vuelos interplanetarios, opina el primer director adjunto del Instituto ruso de Problemas Médicos y Biológicos, Oleg Orlov.
“Deberíamos aprovechar la ISS para ensayar sistemas de soporte médico y biológico para los vuelos interplanetarios”, dijo Orlov hoy a la prensa.
Recordó que su instituto realizó el experimento terrestre Marte 500, una misión simulada a Marte, y advirtió que “sin pruebas en el espacio será difícil avanzar” en el ámbito de las misiones interplanetarias.
Orlov opina que el potencial de la ISS está lejos de agotarse. “La ISS sirve de base para un amplio abanico de experimentos. En lo que se refiere a la investigación médica y biológica, corresponde a un 30% de los ensayos rusos en la Estación”.
El viceprimer ministro ruso Dmitri Rogozin declaró a mediados de mayo que Rusia suspenderá la financiación de la ISS a partir de 2020 para reorientar los fondos y los recursos intelectuales “a otros proyectos más importantes”. 


Pese al fuerte desencuentro por la crisis ucraniana, Rusia y EEUU podrían anunciar en breve nuevos proyectos conjuntos en la Estación Espacial Internacional (ISS). Los dos países comenzaron a negociar la puesta en marcha de varios estudios científicos y la utilización conjunta de sistemas instalados en los módulos ruso y estadounidense, revela Izvestia.
Según el subdirector del Instituto de Problemas Médico-Biológicos de la Academia de Ciencias de Rusia, Oleg Orlov, citado por el diario, la agencia espacial Roscosmos apuesta por intensificar el programa científico realizado a bordo del complejo orbital.
“Estamos preparados para ello y en particular discutimos con los socios norteamericanos la posible consolidación de los recursos disponibles en los segmentos ruso y estadounidense de la ISS para realizar parte de los estudios de forma conjunta”, indicó Orlov.
Aclaró que el objetivo es que los investigadores puedan aprovechar las capacidades técnicas de ambos módulos. “También se podría plantear una mayor implicación de los tripulantes en el programa científico”, agregó.
Según el experto, el Grupo Conjunto ruso-estadounidense de Biología y Medicina Espacial creado hace más de 40 años mantuvo sus actividades incluso en los momentos más tensos de la Guerra Fría.
“En abril, ya después de que la NASA anunciara sus sanciones, el grupo discutió la organización conjunta de experimentos. Los compañeros que se dedican a la biología y el equipo encargado de estudios médicos y fisiológicos también siguen trabajando y analizan la posible colaboración durante la futura misión de un año a bordo de la ISS”, destacó.
Entre los proyectos que discuten en estos momentos los científicos de Rusia y EEUU figuran experimentos con animales en el nuevo módulo estadounidense, precisó.
Los proyectos supranacionales son el futuro de las misiones espaciales tripuladas y por tanto la cooperación es algo “necesario y útil”, comenta Andréi Ionin, miembro corresponsal de la Academia de Cosmonáutica de Rusia.
“La cooperación de este tipo siempre ha tenido sentido, puesto que la estación es compartida y muchas de sus instalaciones son utilizadas conjuntamente. Esta experiencia se podrá aprovechar incluso si después de 2020 los países participantes en el proyecto de la ISS ponen fin a su colaboración espacial”, asegura.

Entradas populares